900 11 11 45
Medicamentos »

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo

Los neandertales ya usaban antibióticos

 

Últimamente en los medios oímos hablar mucho de ibuprofeno, si es bueno o no es bueno, cuando tomarlo, pero ¿cómo es la molécula de ibuprofeno? ¿cómo actúa? ¿puede ser potencialmente peligrosa?

 

Ibuprofeno es el nombre abreviado de: ácido (RS)-2-(4-(2-metilpropil) fenil) propanoico y es un antiinflamatorio no esteroideo.

 

Todos los antiinflamatorios actúan bloqueando a una sustancia que se llama ciclooxigenasa.

 

En nuestro organismo hay dos tipos diferentes de ciclooxigenasa: conocidas como COX-1 y COX-2.

 

COX-1: tiene como función la regulación de la proliferación de las células normales o neoplásticamente transformadas. Esta molécula está presente en todos los tejidos, pero especialmente en riñón y el tubo gastrointestinal. Participa en la producción de prostaglandinas que intervienen en procesos fisiológicos tales como: protección del epitelio gástrico, mantenimiento del flujo renal, la agregación plaquetaria, la migración de neutrófilos y también se expresan en el endotelio vascular. Se encuentra asociada al retículo endoplásmico de las células.

 

Resumiendo, entre otras cosas, la COX-1 del estómago fabrica sustancias que lo protegen e impiden que aparezcan úlceras, hemorragias o perforación.

 

Esta COX-1 también es muy importante en los riñones ya que elabora sustancias que hacen que el riñón reciba suficiente sangre y funcione normalmente.

 

La COX-2: tiene como función la regulación de la proliferación de las células normales o neoplásticamente transformadas.

 

En condiciones normales no actúa, pero cuando algún órgano de nuestro cuerpo sufre una lesión, aparece y fabrica sustancias que provocan inflamación y dolor. Y es aquí donde quería llegar:

 

Hasta ahora, todos los antiinflamatorios conocidos bloqueaban a las dos COX con mayor o menor intensidad. Al bloquear la COX2, dejan de fabricarse las sustancias que provocan el dolor y la inflamación. Pero también al bloquear la COX-1, dejan de producirse los elementos naturales que protegen al estómago.

 

Esto explica que todos los antiinflamatorios denominados no esteroideos fabricados hasta ahora, tengan los tres efectos beneficiosos que los caracterizan y además tengan efectos no deseados.

 

De esta manera, nacieron los  “COXIBS” antiinflamatorios no esteroideos capaces de atacar especificamente a la COX2 .

 

Estos medicamentos bloquean a la COX-2 que es la responsable del dolor e inflamación, pero sin interferir de forma significativa con la COX-1 que es la que debe funcionar siempre para asegurar la salud del tubo digestivo.  Se diseñaron para disminuir el riesgo gastrointestinal pero, a su vez, esta inhibición selectiva anula la acción protectora que ejerce la COX-2 en la relación entre las plaquetas y las células endoteliales (es un tipo de célula que recubre el interior de los vasos sanguíneos y sobre todo de los capilares, formando parte de su pared).

 

Este desequilibrio produce un exceso de tromboxano (moléculas que intervienen en los procesos de coagulación y agregación plaquetaria) no contrarrestado por la prostaciclina (moléculas de carácter lipídico que cumplen amplias funciones como mediadores para el sistema nervioso central, los eventos de la inflamación y de la respuesta inmune tanto en vertebrados como en invertebrados).

 

Esto puede explicar, en parte, el aumento del riesgo cardiovascular.

 

 
Sobre el Autor: Laura Campo

Foto autor
Especialista en materias técnico-científicas, con estudios de licenciada en Químicas y técnico superior en Medio Ambiente y postgrado en Ingeniería del Medio Ambiente. Experiencia en implantación de sistemas de gestión de calidad en formación a distancia. Lleva 13 años impartiendo docencia en formación presencial y a distancia.
Etiquetas: salud medicamentos
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:
Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)